Dom. Ago 7th, 2022

El llanto al que se alude aquí es la verdadera tristeza de corazón por haber pecado.

Dice Jesús:

Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.

A medida que una persona se siente persuadida a mirar a Cristo levantado en la cruz, percibe la pecaminosidad del ser humano.

Comprende que es el pecado lo que azotó y crucificó al Señor de la gloria.

los pobres en espíritu

Reconoce que, aunque se lo amó con cariño indecible, su vida ha sido un espectáculo continuo de ingratitud y rebelión.

Abandonó a su mejor Amigo y abusó del don más precioso del cielo.

El mismo crucificó nuevamente al Hijo de Dios y traspasó otra vez su corazón sangrante y agobiado.

Lo separa de Dios un abismo ancho, negro y hondo, y llora con corazón quebrantado.

Ese llanto recibirá “consolación”.

Dios nos revela nuestra culpabilidad para que nos refugiemos en Cristo y para que por él seamos librados de la esclavitud del pecado, a fin de que nos regocijemos en la libertad de los hijos de Dios.

Con verdadera contrición, podemos llegar al pie de la cruz y depositar allí nuestras cargas.

Un mensaje de consuelo

Hay también en las palabras del Salvador un mensaje de consuelo para los que sufren aflicción o la pérdida de un ser querido.

Nuestras tristezas no brotan de la tierra. Dios “no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres”.

Cuando él permite que suframos pruebas y aflicciones, es “para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad”.

Si la recibimos con fe, la prueba que parece tan amarga y difícil de soportar resultará una bendición.

El golpe cruel que marchita los gozos terrenales nos hará dirigir los ojos al cielo.

bienaventurados los que lloran

¡Cuántos son los que nunca habrían conocido a Jesús si la tristeza no los hubiera movido a buscar consuelo en él!

Las pruebas de la vida son los instrumentos de Dios para eliminar de nuestro carácter toda impureza y tosquedad.

Mientras nos labran, escuadran, cincelan, pulen y bruñen, el proceso resulta penoso, y es duro ser oprimido contra la muela de esmeril.

Pero la piedra sale preparada para ocupar su lugar en el templo celestial.

El Señor no ejecuta trabajo tan consumado y cuidadoso en material inútil.

Únicamente sus piedras preciosas se labran a manera de las de un palacio.

El Señor obrará para cuantos depositen su confianza en él. Los fieles ganarán victorias preciosas, aprenderán lecciones de gran valor y tendrán experiencias de gran provecho.

Dios no se olvida de los que lloran

A todos los afligidos viene Jesús con el ministerio de curación. El duelo, el dolor y la aflicción pueden iluminarse con revelaciones preciosas de su presencia.

Dios no desea que quedemos abrumados de tristeza, con el corazón angustiado y quebrantado.

Quiere que alcemos los ojos y veamos su rostro amante.

El bendito Salvador está cerca de muchos cuyos ojos están tan llenos de lágrimas que no pueden percibirlo.

Anhela estrechar nuestra mano; desea que lo miremos con fe sencilla y que le permitamos que nos guíe.

Su corazón conoce nuestras pesadumbres, aflicciones y pruebas. Nos ha amado con un amor sempiterno y nos ha rodeado de misericordia.

Podemos apoyar el corazón en él y meditar a todas horas en su bondad. El elevará el alma más allá de la tristeza y perplejidad cotidianas, hasta un reino de paz.

La victoria que vence al mundo

Pensad en esto, hijos de las penas y del sufrimiento, y regocijaos en la esperanza.

Esta es la victoria que vence al mundo…, nuestra fe.

Bienaventurados también los que con Jesús lloran llenos de compasión por las tristezas del mundo y se afligen por los pecados que se cometen en él y, al llorar, no piensan en sí mismos.

Jesús fue Varón de dolores, y su corazón sufrió una angustia indecible.

Su espíritu fue desgarrado y abrumado por las transgresiones de los hombres.

Trabajó con celo consumidor para aliviar las necesidades y los pesares de la humanidad, y se le agobió el corazón al ver que las multitudes se negaban a venir a él para obtener la vida.

Todos los que siguen a Cristo participarán en esta experiencia.

Mientras compartan su amor, tendrán parte en su doloroso trabajo para salvar a los perdidos.

Comparten los sufrimientos de Cristo, y compartirán también la gloria que será revelada.

Estuvieron unidos con él en su obra, apuraron con él la copa del dolor, y participan también de su regocijo.

Por medio del sufrimiento, Jesús se preparó para el ministerio de consolación.

Fue afligido por toda angustia de la humanidad, y “en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”.

Quien haya participado de esta comunión de sus padecimientos tiene el privilegio de participar también de su ministerio.

Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

El Señor tiene gracia especial para los que lloran, y hay en ella poder para enternecer los corazones y ganar a las almas.

Su amor se abre paso en el alma herida y afligida, y se convierte en bálsamo curativo para cuantos lloran.

El Padre de misericordias y Dios de toda consolación…, nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

By Ellen Gould White

(1827 - 1915 ) Autora Estadounidense. Durante su vida escribió más de 5000 artículos de periódicos y 40 libros; actualmente, incluyendo las compilaciones de sus 100 000 páginas de manuscritos, se han publicado cerca de 100 libros, los cuales han sido traducidos a más de 144 idiomas en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.