Search
Close this search box.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá

Actualizado el 21 julio, 2023 22:07:42

Mateo 7:7-8

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Para que no haya motivo de incredulidad, incomprensión o mala interpretación de sus palabras, el Señor repite la promesa tres veces.

Anhela que los que buscan a Dios crean que él puede hacer todas las cosas.

Por tanto agrega: “Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”.

El Señor no especifica otras condiciones fuera de éstas: que sintamos hambre de su misericordia, deseemos su consejo y anhelemos su amor.

Pedid

El pedir demuestra que sentimos nuestra necesidad; y si pedimos con fe, recibiremos.

El Señor ha comprometido su palabra, y ésta no puede faltar.

Si nos presentamos sinceramente contritos, no debemos pensar que somos presuntuosos al pedir lo que el Señor ha prometido.

El Señor nos asegura que cuando pedimos las bendiciones que necesitamos con el fin de perfeccionar un carácter semejante al de Cristo, solicitamos de acuerdo con una promesa que se cumplirá.

El que sintamos y sepamos que somos pecadores, es base suficiente para pedir su misericordia y compasión.

La condición para que podamos acercarnos a Dios no es que seamos santos, sino que deseemos que él nos limpie de nuestros pecados y nos purifique de toda iniquidad.

La razón que podemos presentar ahora y siempre es nuestra gran necesidad, nuestro estado de extrema impotencia, que hace de él y de su poder redentor una necesidad.

Buscad

No deseemos solamente su bendición, sino también a él mismo.

“Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz”.

Busquemos, y hallaremos. Dios nos busca, y el mismo deseo que sentimos de ir a él no es más que la atracción de su Espíritu.

Cedamos a esta atracción. Cristo intercede en favor de los tentados, los errantes y aquellos a quienes falta la fe.

Trata de elevarnos a su  compañerismo.

“Si tú le buscares, lo hallarás”.

Llamad

Nos acercamos a Dios por invitación especial, y él nos espera para darnos la bienvenida a su sala de audiencia.

Los primeros discípulos que siguieron a Jesús no se satisficieron con una conversación apresurada en el camino; dijeron: “Rabí… ¿dónde moras? … Fueron, y vieron dónde moraba, y se quedaron con él aquel día”.

De la misma manera, también nosotros podemos ser admitidos a la intimidad y comunión más estrecha con Dios.

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente”.

Llamen los que desean la bendición de Dios, y esperen a la puerta de la misericordia con firme seguridad, diciendo: Tú, Señor, has dicho que cualquiera que pide, recibe; y el que busca halla; y al que llama, se abrirá.

Mirando Jesús a los que se habían reunido para escuchar sus palabras, deseó fervorosamente que la muchedumbre apreciase la misericordia y bondad de Dios.

El niño hambriento

Como ilustración de su necesidad y de la voluntad de Dios para dar, les presentó el caso de un niño hambriento que pide pan a su padre carnal.

¿Qué hombre hay de vosotros—dijo—, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?”

Apela a la afección tierna y natural de un padre para con su hijo, y luego dice: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos, dará buenas cosas a los que le pidan?”

Ningún hombre con corazón de padre abandonaría a su hijo que tuviera hambre y le pidiese pan.

¿Lo creerían capaz de burlarse de su hijo, de atormentarlo con promesas, para luego defraudar sus esperanzas?

¿Prometería darle alimento bueno y nutritivo, para darle luego una piedra?

¿Nos atreveremos a deshonrar a Dios imaginando que no responderá a las súplicas de sus hijos?

Si vosotros, pues, siendo humanos y malos, “sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

El Espíritu Santo, su representante, es la mayor de todas sus dádivas.

Todas las “buenas dádivas” quedan abarcadas en ésta.

El Creador mismo no puede darnos cosa alguna que sea mejor ni mayor.

Cuando suplicamos al Señor que se compadezca de nosotros en nuestras aflicciones y que nos guíe mediante su Espíritu Santo, no desoirá nuestra petición.

Es posible que aun un padre se aleje de su hijo hambriento, pero Dios no podrá nunca rechazar el clamor del corazón menesteroso y anhelante.

¡Con qué ternura maravillosa describió su amor!

A los que en días de tinieblas sientan que Dios no cuida de ellos, éste es el mensaje del corazón del Padre:

“Sion empero ha dicho: ¡Me ha abandonado Jehová, y el Señor se ha olvidado de mí! ¿Se olvidará acaso la mujer de su niño mamante, de modo que no tenga compasión del hijo de sus entrañas? ¡Aun las tales le pueden olvidar; mas no me olvidaré yo de ti! He aquí que sobre las palmas de mis manos te traigo esculpida”.

Toda promesa de la Palabra de Dios viene a ser un motivo para orar, pues su cumplimiento nos es garantizado por la palabra empeñada por Jehová.

Tenemos el privilegio de pedir por medio de Jesús cualquier bendición espiritual que necesitemos.

Podemos decir al Señor exactamente lo que necesitamos, con la sencillez de un niño.

Podemos exponerle nuestros asuntos temporales, y suplicarle pan y ropa, así como el pan de vida y el manto de la justicia de Cristo.

Nuestro Padre celestial sabe que necesitamos todas estas cosas, y nos invita a pedírselas.

En el nombre de Jesús es como se recibe todo favor. Dios honrará ese nombre y suplirá nuestras necesidades con las riquezas de su liberalidad.

No nos olvidemos, sin embargo, que al allegarnos a Dios como a un Padre, reconocemos nuestra relación con él como hijos.

No solamente nos fiamos en su bondad, sino que nos sometemos a su voluntad en todas las cosas, sabiendo que su amor no cambia.

Nos consagramos para hacer su obra.

A quienes había invitado a buscar primero el reino de Dios y su justicia, Jesús les prometió: “Pedid, y recibiréis”.

Los dones de Aquel que tiene todo poder en el cielo y en la tierra esperan a los hijos de Dios.

Todos los que acudan a Dios como niñitos recibirán y gozarán dádivas preciosísimas pues fueron provistas por el costoso sacrificio de la sangre del Redentor, dones que satisfarán el anhelo más profundo del corazón, regalos permanentes como la eternidad.

Aceptemos como dirigidas a nosotros las promesas de Dios.

Presentémoslas ante él como sus propias palabras, y recibiremos la plenitud del gozo.

Sobre el mismo argumento...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídos (últimos 30 días)

Archivo

Argumentos