Search
Close this search box.

Esforzaos a entrar por la puerta angosta

Actualizado el 15 octubre, 2023 15:10:37

Lucas 13:24

Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

El viajero atrasado, en su prisa por llegar a la puerta antes de la puesta del sol, no podía desviarse para ceder a ninguna atracción en el camino.

Toda su atención se concentraba en el único propósito de entrar por la puerta.

La misma intensidad de propósito, dijo Jesús, se requiere en la vida cristiana.

Os he abierto la gloria del carácter, que es la gloria verdadera de mi reino.

Ella no os brinda ninguna promesa de dominio mundanal; a pesar de eso, es digna de vuestro deseo y esfuerzo supremos.

No os llamo para luchar por la supremacía del gran imperio mundial, mas esto no significa que no hay batallas que librar ni victorias que ganar.

Os invito a esforzaros y a luchar para entrar en mi reino espiritual.

La vida cristiana es una lucha y una marcha; pero la victoria que hemos de ganar no se obtiene por el poder humano.

El terreno del corazón es el campo de conflicto.

La batalla que hemos de reñir, la mayor que hayan peleado los hombres, es la rendición del yo a la voluntad de Dios, el sometimiento del corazón a la soberanía del amor.

La vieja naturaleza nacida de la sangre y de la voluntad de la carne, no puede heredar el reino de Dios.

Es necesario renunciar a las tendencias hereditarias, a las costumbres anteriores.

El reino espiritual

El que decida entrar en el reino espiritual descubrirá que todos los poderes y las pasiones de una naturaleza sin regenerar, sostenidos por las fuerzas del reino de las tinieblas, se despliegan contra él.

El egoísmo y el orgullo resistirán todo lo que revelaría su pecaminosidad.

No podemos, por nosotros mismos, vencer los deseos y hábitos malos que luchan por el dominio. No podemos vencer al enemigo poderoso que nos retiene cautivos.

Únicamente Dios puede darnos la victoria.

El desea que disfrutemos del dominio sobre nosotros mismos, sobre nuestra propia voluntad y costumbres.

Pero no puede obrar en nosotros sin nuestro consentimiento y cooperación.

El Espíritu divino obra por las facultades y los poderes otorgados a los hombres.

Nuestras energías han de cooperar con Dios.

No se gana la victoria sin mucha oración ferviente, sin humillar el yo a cada paso.

Nuestra voluntad no ha de verse forzada a cooperar con los agentes divinos; debe someterse de buen grado.

Aunque fuera posible que él nos impusiera la influencia del Espíritu de Dios con una intensidad cien veces mayor, eso no nos haría necesariamente cristianos, personas listas para el cielo.

No se destruiría el baluarte de Satanás.

La voluntad debe colocarse de parte de la voluntad de Dios.

Por nosotros mismos no podemos someter a la voluntad de Dios nuestros propósitos, deseos e inclinaciones; pero si estamos dispuestos a someter nuestra voluntad a la suya, Dios cumplirá la tarea por nosotros, aun “refutando argumentos, y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo”.

Entonces nos ocuparemos de nuestra “salvación con temor y temblor, porque Dios” producirá en nosotros “así el querer como el hacer, por su buena voluntad”.

Nuestra única esperanza

Muchos son atraídos por la belleza de Cristo y la gloria del cielo y, sin embargo, rehúyen las únicas condiciones por las cuales pueden obtenerlas.

Hay muchos en el camino ancho que no están del todo satisfechos con la senda en que andan.

Anhelan escapar de la esclavitud del pecado y tratan de resistir sus costumbres pecaminosas con sus propias fuerzas.

Miran el camino angosto y la puerta estrecha; pero el placer egoísta, el amor del mundo, el orgullo y la ambición profana alzan una barrera entre ellos y el Salvador.

La renuncia a su propia voluntad y a cuanto escogieron como objeto de su afecto o ambición exige un sacrificio ante el cual vacilan, se estremecen y retroceden.

Muchos procurarán entrar, y no podrán”. Desean el bien, hacen algún esfuerzo para obtenerlo, pero no lo escogen; no tienen un propósito firme de procurarlo a toda costa.

Nuestra única esperanza, si queremos vencer, radica en unir nuestra voluntad a la de Dios, y trabajar juntamente con él, hora tras hora y día tras día.

No podemos retener nuestro espíritu egoísta y entrar en el reino de Dios.

Si alcanzamos la santidad, será por el renunciamiento al yo y por la aceptación del sentir de Cristo.

El orgullo y el egoísmo deben crucificarse.

¿Estamos dispuestos a pagar lo que se requiere de nosotros?

¿Estamos dispuestos a permitir que nuestra voluntad sea puesta en conformidad perfecta con la de Dios?

Mientras no lo estemos, su gracia transformadora no puede manifestarse en nosotros.

La batalla de la fe

La guerra que debemos sostener es “la buena batalla de la fe”.

Por “lo cual también trabajo—dijo el apóstol Pablo—, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí”.

En la crisis suprema de su vida, Jacob se apartó para orar.

Lo dominaba un solo propósito: buscar la transformación de su carácter, pero mientras suplicaba a Dios, un enemigo, según le pareció, puso sobre él su mano, y toda la noche luchó por su vida.

Pero ni aun el peligro de perder la vida alteró el propósito de su alma.

Cuando estaba casi agotada su fuerza, ejerció el Angel su poder divino, y a su toque supo Jacob con quién había luchado.

Herido e impotente, cayó sobre el pecho del Salvador, rogando que lo bendijera.

No pudo ser desviado ni interrumpido en su ruego y Cristo concedió el pedido de esta alma débil y penitente, conforme a su promesa:

¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo”.

Jacob alegó con espíritu determinado: “No te dejaré, si no me bendices”.

Este espíritu de persistencia fue inspirado por Aquel con quien luchaba el patriarca.

Fue él también quien le dio la victoria y cambió su nombre, Jacob, por el de Israel, diciendo:

Porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”.

Por medio de la entrega del yo y la fe imperturbable, Jacob ganó aquello por lo cual había luchado en vano con sus propias fuerzas.

Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.

Sobre el mismo argumento...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídos (últimos 30 días)

Archivo

Argumentos