Search
Close this search box.

Buscad primeramente el reino de Dios

Actualizado el 17 mayo, 2024 17:05:54

Mateo 6:33

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Los oyentes de las palabras de Cristo seguían aguardando ansiosamente algún anunció del reino terrenal.

Mientras Jesús les ofrecía los tesoros del cielo, la pregunta que preocupaba a muchos era: ¿Cómo podrá mejorar nuestra perspectiva en el mundo una relación con él?

Jesús les mostró que al hacer de las cosas mundanales su anhelo supremo, se parecían a las naciones paganas que los rodeaban, pues vivían como si no hubiera Dios que cuidase tiernamente a sus criaturas.

“Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo”, dice Jesús.

“Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

He venido para abriros el reino de amor, de justicia y de paz.

Abrid el corazón para recibir este reino, y dedicad a su servicio vuestro más alto interés.

Aunque es un reino espiritual, no temáis que vuestras necesidades temporales sean desatendidas.

Si os entregáis al servicio de Dios, el que es todopoderoso en el cielo y en la tierra proveerá todo cuanto necesitéis.

Cristo no nos exime de la necesidad de esforzarnos, pero nos enseña que en todo le hemos de dar a él el primer lugar, el último y el mejor.

No debemos ocuparnos en ningún negocio ni buscar placer alguno que pueda impedir el desarrollo de su justicia en nuestro carácter y en nuestra vida.

Cuanto hagamos debe hacerse sinceramente, como para el Señor.

Mientras vivió en la tierra, Jesús dignificó la vida en todos sus detalles al recordar a los hombres la gloria de Dios y someterlo todo a la voluntad de su Padre.

Si seguimos su ejemplo, nos asegura que todas las cosas necesarias nos “serán añadidas”.

Pobreza o riqueza, enfermedad o salud, simpleza o sabiduría, todo queda atendido en la promesa de su gracia.

El brazo eterno de Dios rodea al alma que, por débil que sea, se vuelve a él buscando ayuda.

Las cosas preciosas de los collados perecerán; pero el alma que vive para Dios permanecerá con él.

“El mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.

La ciudad de Dios abrirá sus puertas de oro para recibir a aquel que durante su permanencia en la tierra aprendió a confiar en Dios para obtener dirección y sabiduría, consuelo y esperanza, en medio de las pérdidas y las penas.

Los cantos de los ángeles le darán la bienvenida allá, y para él dará frutos el árbol de la vida.

“Los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti”

Sobre el mismo argumento...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más leídos (últimos 30 días)

Archivo

Argumentos