Lun. Sep 26th, 2022

Cuándo usar la hibernación y cuándo suspender la computadora. Las diferencias entre suspensión e hibernación y el mejor escenario de utilizo.

En los días en que las computadoras eran lentas, con discos duros muy pequeños y RAM de menos de 1 GB, la forma más rápida de apagar la PC era suspenderla o hibernarla. 

Esto permitía reanudar rápidamente el trabajo desde donde se lo había dejado, sin tener que repetir el procedimiento de inicio, que podría llevar varios minutos (especialmente si se tenía muchos programas configurados para iniciarse automáticamente).

Los ordenadores ahora son enormemente más rápidos y gracias a los discos SSD, los tiempos de arranque clásicos se han vuelto extremadamente rápidos, hasta el punto en que el uso de la suspensión o la hibernación es casi superfluo.

¿Vale la pena usar la suspensión e hibernación de la computadora en Windows?

Descubramos juntos los escenarios en los que estos dos modos de apagado siguen siendo válidos hoy en día, teniendo en cuenta los grandes avances que ha dado la suspensión híbrida de Windows 10.

¿Qué sucede cuando se apaga y se enciende un PC?

Cuando la computadora se apaga con la función Apagar, todos los programas, los servicios del sistema, el sistema operativo finalizan y luego también se interrumpe la alimentación de la PC, que se apaga por completo (ningún puerto permanece encendido, se interrumpe el flujo de corriente).

En el siguiente arranque, el ordenador se inicia cargando todo el sistema operativo, todos los controladores y activa todos los servicios, incluidos los programas configurados para iniciarse automáticamente.

Suspensión del Computador

Otro modo que podemos usar para apagar la computadora es la suspensión, que se puede activar presionando el elemento Suspender: en este modo, la computadora desconecta la electricidad a todos los componentes, excepto RAM y a los puertos USB.

Los datos de los programas que se ejecutan antes de detener la computadora permanecen en la memoria RAM, por lo que la memoria RAM no se vacía como sucede cuando se apaga la PC.

Esto quiere decir que el PC mantendrá los programas en los que estábamos trabajando mientras permanezca conectado a una fuente de alimentación.

En este modo, el ventilador de la CPU suele estar parado, así como la tarjeta de vídeo y el disco: solo podemos encontrar activo el LED de encendido, que a menudo parpadea (una clara señal de que la PC está suspendida).

Para reanudar el trabajo, simplemente se mueve el mouse, se presiona una tecla en el teclado o el botón de encendido.

Hibernación del Computador

El último modo de apagado disponible en Windows es la hibernación. Probablemente el más efectivo de todos, incluso con los SSD modernos.

Con la hibernación, la computadora se apaga por completo, pero el contenido de la memoria RAM se copia en el disco principal y se guarda en un archivo dedicado.

Cuando se reinicia, la PC carga estos datos para devolver al usuario la misma sesión de trabajo que tenía antes de hibernar Windows.

La hibernación es útil en ordenadores portátiles con batería porque te permite no perder el trabajo que estabas haciendo y poder retomarlo desde donde lo dejaste, sin consumir energía.

Lamentablemente en Windows 10 el modo de hibernación está desactivado por defecto y tendremos que activar alguna voz oculta para poder utilizarlo.

Diferencia entre suspensión e hibernación desde el punto de vista del rendimiento

La diferencia entre suspender o hibernar la computadora está en el proceso de inicio.

Una computadora que se despierta de la suspensión carga datos de la RAM que es mucho más rápida que un disco duro o SSD; después de la suspensión, la computadora se reinicia en unos segundos.

En cambio, volver a encender la PC desde la hibernación requiere que la computadora recupere los datos del disco principal, pero los tiempos se han reducido significativamente gracias a la llegada de los SSD (que sin duda son más rápidos que los viejos discos mecánicos).

De hecho, la hibernación es más rápida que el inicio estándar si usamos un SSD o un disco M.2, pero es más lento que el inicio desde una suspensión

La hibernación sigue funcionando bien en portátiles, cuando tienes que desconectar la corriente para ahorrar batería y no perder el trabajo que estás haciendo en caso de pausas.

Al reiniciar inmediatamente tendremos todos los programas y documentos ya abiertos y podremos empezar a trabajar inmediatamente!

La suspensión, por otro lado, funciona bien en las PC de escritorio para volver a encenderlas rápidamente y puede ser útil en las computadoras portátiles para pausas muy cortas teniendo en cuenta que, a diferencia de la hibernación, la suspensión consume batería y, después de un cierto tiempo, esta se puede agotar.

Conclusiones

Aunque han pasado los tiempos en los que teníamos que elegir entre suspender o hibernar Windows (¡las PC eran realmente muy lentas con el inicio estándar!), aún hoy podemos configurar la hibernación y suspensión en Windows 10 en algunos escenarios, para obtener computadoras listas para ser utilizadas en segundos sin tener que esperar a cargar cada programa o proceso.

No olvidemos que en Windows 10 existe un modo de hibernación especial llamado Inicio rápido, que permite encender la PC más rápidamente si está activado.

By Enrique Vásquez B.

Programador desde 1988, con pasión por escribir artículos de todo tipo. Actualmente desarrolla para ZEVEN S.A. el Sistema de Facturación Electrónica. Ecuatoriano de nacimiento e italiano de residencia, escribe desde Génova, ciudad que ha llegado a amar tanto como su natal Guayaquil. Padre de dos hijos que son su orgullo y esposo de una mujer excepcional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.