Lun. Ago 15th, 2022

Escuela Primaria Robb, Uvalde, Texas, Salvador Ramos, un joven de 18 años con problemas psicológicos evidentes (incluidas las autolesiones), se atrinchera en un salón de clases.

Está armado con dos rifles comprados regularmente en su cumpleaños de mayoría de edad.

En casa ya le había disparado a su abuela que trató de detenerlo.

En la escuela, mata a 21 personas, dos adultos y diecinueve niños, antes de ser asesinado por la propia policía.

Según el presidente Joe Biden, la responsabilidad principal recae en el “lobby de las armas”, del cual el gobernador republicano de Texas, Gregg Abbott, es un partidario influyente y miembro.

Según la ley de 1927, promulgada en Texas en septiembre de 2021, cualquier persona puede portar armas de fuego, incluso fuera del hogar, incluso sin licencia o sin capacitación en su uso.

Para la prensa liberal estadounidense, y para gran parte de la prensa mundial, Gregg Abbott es responsable de la masacre cometida por Salvador Ramos.

Para marcar su “infamia” reaparece un tuit de 2015 en el que aseguraba, con ironía machista:

Me da vergüenza. Texas solo ocupa el segundo lugar en compras de nuevas armas detrás de California.

Gregg Abbott

Pero si queremos ver las responsabilidades de la masacre de Uvalde, desde otra perspectiva, ¿por qué ningún pistolero intervino para defender a los niños de la masacre?

En las cartas enviadas por los lectores al Wall Street Journal, en el debate lanzado por el prestigioso diario sobre la Segunda Enmienda (el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas), la primera respuesta puede parecer asombrosa a los ojos de quienes están acostumbrados a pensar a la europea:

Protejamos la Segunda Enmienda porque estas últimas son importantes,

un lector

En 2016, mis dos hermanas menores presenciaron el asesinato de la cantante Christina Grimmie, cuando hacían fila para encontrarse con ella después de un concierto. El asesino de Grimmie entró sin ser molestado con dos pistolas cargadas, dos cargadores y un cuchillo grande. No lo detuvo la seguridad, sino el hermano de Christina.

Si tan solo hubiera habido más armas…

En muchas situaciones la policía tarda unos minutos en llegar, pero los actos de violencia que pueden cambiar tu vida para siempre suceden en segundos.

Analizando los datos

asesinatos en masa

Sin entrar en el fondo de los orígenes incomprensibles de los asesinatos en masa, una peculiaridad de la historia criminal estadounidense, en Europa estamos acostumbrados a pensar en términos de un monopolio estatal casi absoluto de las armas.

Y tendemos a pasar por alto algunos detalles importantes.

Por ejemplo, que los asesinatos en masa casi siempre tienen lugar en lugares donde las armas están prohibidas, como las escuelas.

Los asesinos saben que se enfrentan a víctimas indefensas, saben que son los únicos armados y que pueden actuar sin ser molestados.

Texas es uno de los estados con las leyes más laxas sobre el porte de armas.

Pero, en general, no es uno de los estados donde hay más muertes por homicidios cometidos con armas de fuego. Es promedio en los Estados Unidos.

En lo más alto de la triste clasificación se encuentran otros estados del Sur: Louisiana, Mississippi, Alabama, Missouri, curiosamente también el poco poblado Wyoming.

Más violentos que Texas son también Nuevo México, Oklahoma, Arkansas, Tennessee, Kentucky, Carolina del Sur y (otros dos casos inexplicables) los estados del extremo norte de Montana y Alaska.

En resumen, Texas no es un caso especial, ni desesperado, debido a sus leyes de armas muy laxas.

Es desde el punto de vista del asesinato en masa, un fenómeno mucho más raro, en las escuelas u otros lugares públicos.

Texas ocupa el segundo lugar después de California (23 masacres desde 1982) y a la par de Florida, con 12 masacres en los últimos 40 años.

Sin embargo, esto tampoco depende del grado de control sobre las armas.

California, de hecho, tiene la legislación más estricta de todo Estados Unidos, Florida también tiene leyes mucho más restrictivas que las de Texas, pero registra el mismo número de asesinatos en masa.

En resumen, es fácil señalar con el dedo a la Segunda Enmienda, los grupos de presión de las armas y sus partidarios, especialmente los republicanos (y los trumpianos, tal vez, como Abbott).

Pero la realidad no es tan lineal, no se presta a una fácil politización.

Basta decir que el último de los asesinatos en masa, la semana pasada, en el supermercado Tops tuvo lugar en Buffalo, estado de Nueva York.

Gobernadora Demócrata y Liberal: Kathy Hochul. Pero en ese caso la responsabilidad recayó enteramente en la masacre, supremacista blanca, racista.

By Enrique Vásquez B.

Programmatore dal 1988, con la passione per la scrittura di articoli di ogni genere. Attualmente sviluppa per ZEVEN S.A. il Sistema di Fatturazione Elettronica. Ecuadoriano di nascita e italiano di residenza, scrive da Genova, città che ha imparato ad amare tanto quanto la sua natale Guayaquil. Padre di due figli che sono il suo orgoglio e marito di una donna eccezionale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.