Dom. Ago 7th, 2022

Sea que se trate de Meg Ryan gimiendo histéricamente en un restaurante (When Harry met Sally) o de los adolescentes en Sex Education, el orgasmo siempre han sido un tema candente.

Y ahora está de nuevo al centro de la atención en las conversaciones, gracias en parte a la nueva película de Emma Thompson “Good Luck to You, Leo Grande”, que explora la “brecha del placer”.

El término “brecha de placer” se refiere al déficit en la cantidad de orgasmos que experimentan las mujeres en relación con sus parejas masculinas.

Mientras tanto, un estudio de la Universidad de Ottawa encontró que los gemidos son un mal indicador del placer sexual femenino y deberían eliminarse por completo de la escala oficial de clasificación de orgasmos.

A continuación, siete hechos sorprendentes que siempre quisiste saber sobre el orgasmo.

1 - El Orgasmo malo Existe!

La experta en sexo Tracey Cox reveló a principios de este año que no todos los orgasmos son deseados.

Algunas personas experimentan el orgasmo por accidente en situaciones no sexuales y cuando no lo desean, como cuando amamantan o hacen ejercicio.

Algunas víctimas de violencia sexual experimentan un orgasmo durante la agresión, una clara señal de que nuestros cerebros y cuerpos pueden estar experimentando una desconexión extrema.

Esto se llama “excitación no concordante”, cuando la mente y el cuerpo no están sincronizados.

Algunas personas encuentran doloroso el orgasmo, otras se sienten culpables si han tenido uno con alguien con quien no deberían tener relaciones sexuales.

Si tu pareja te presiona para que tengas un orgasmo, es poco probable que sea una experiencia placentera. Para los hombres, eyacular demasiado pronto puede generar sentimientos de vergüenza.

2 - La Capacidad de lograr un Orgasmo es Hereditaria

El Orgasmo

Si bien es posible que no desee asociar a sus padres con ningún tipo de clímax, han jugado un papel vital en su capacidad para alcanzar el orgasmo.

Según un estudio de gemelos realizado en 2005, nuestro ADN es responsable de todo y afecta específicamente entre un tercio y un 60 % la capacidad de alcanzar el orgasmo.

La investigación encontró una influencia genética significativa, lo que significa que si tu madre no tiene problemas para tener orgasmos, probablemente tú tampoco.

 

Tim Spector, quien codirigió el estudio en la Unidad de Investigación de Gemelos del Hospital Saint Thomas de Londres, dijo que el orgasmo femenino todavía era un “tema tabú” en ese momento.

Ese mismo estudio demostró que solo el 14 % de las 700 mujeres que participaron en la investigación informaron que siempre tenían orgasmos, mientras que el 16 % de ellas dijeron que nunca tenían orgasmos o que no estaban seguras.

En ese momento, el equipo de investigación sugirió comparar el ADN de las mujeres que siempre tienen un orgasmo con aquellas que nunca, para arrojar luz sobre el camino biológico detrás del clímax sexual.

3 - El Cerebro puede reprogramarse para lograr el orgasmo a través de otras partes del cuerpo

Las personas que han sufrido de parálisis inferior y no pueden sentir la estimulación genital a veces descubren que pueden tener un orgasmo a través de la estimulación de otras partes del cuerpo, como la piel del brazo o los pezones.

Un artículo del Seattle Times de 2005 mencionó que varias mujeres que estaban paralizadas debido a una lesión podían tener orgasmos si se las tocaba en otro lugar.

Se informó que una mujer de Filadelfia que había quedado paralizada de la cintura para abajo a la edad de 30 años dijo que podía llegar al orgasmo cuando se tocaba un punto en el tronco o el cuello justo encima de la herida.

El neurólogo de la Universidad Rutgers, Barry R. Komisaruk, que había estudiado el sexo en mujeres paralizadas en ese momento, descubrió un nuevo camino hacia el placer sexual a través del nervio vago, que va desde el cerebro a través de los pulmones, los intestinos y otros órganos internos y no pasa por la médula espinal.

El especialista también constató que en los años posteriores al trauma, algunas mujeres lograron reorganizar su sistema nervioso y descubrieron nuevas zonas hipersensibles.

Mary Roach, autora de Bonk y periodista científica, reveló en una charla Ted de 2009 que un orgasmo es un reflejo de la parte del sistema nervioso denominada sistema nervioso autónomo.

Dio ejemplos de una mujer que tenía un orgasmo cada vez que se cepillaba los dientes y explicó que eso sugería que algo en el control del movimiento sensorial de esta mujer desencadenaba los clímax.

4 - Record de Orgasmos: 134 en una hora

Y sí, era una mujer. El número máximo de orgasmos que un hombre ha podido alcanzar es 16.

En segundo lugar (pero por razones menos agradables) está una mujer en Arizona que sufre de un trastorno de excitación genital persistente.

Ella dice que soporta hasta seis horas de excitación sexual al día y una vez tuvo más de 180 orgasmos en solo dos horas!.

Los pacientes con PGAD experimentan una excitación genital intrusiva y no deseada espontánea que puede durar horas, días o incluso más.

5 - Orgasmos y Eyaculación, son cosas diferentes

La mayoría de la gente piensa que cuando se trata del genero masculino, eyaculación es igual al orgasmo, sin embargo, esto es incorrecto.

Los hombres pueden tener un orgasmo sin eyacular y pueden eyacular sin tener un orgasmo.

Los orgasmos tienen lugar en el cerebro. La eyaculación es el acto físico de expulsar el semen de la próstata.

Por lo general, ocurren juntos, pero se puede tener uno sin el otro.

En general, se cree que los hombres experimentan la eyaculación y el orgasmo simultáneamente, pero los dos eventos ocurren cerca uno del otro, no exactamente al mismo tiempo.

Sería posible que un hombre tuviera orgasmos múltiples sin eyacular, sin embargo, esto requeriría algo de práctica.

Por ejemplo. los orgasmos que surgen de la estimulación anal o prostática no se manifiestan con una eyaculación.

6 - Una Parte del Cerebro se Bloquea durante el Orgasmo

El Orgasmo

Hay un área detrás del ojo izquierdo, llamada corteza orbitofrontal, que se apaga cuando se tiene un orgasmo.

Esta área es la encargada de razonar y controlar el comportamiento, lo que explica por qué todo lo demás nos deja de importar durante esos preciados momentos de placer.

¿Cómo se sabe esto? Los investigadores pidieron a las mujeres que se masturbaran dentro de una máquina de resonancia magnética para ver cómo funciona el cerebro durante el orgasmo.

Descubrieron que 30 áreas del cerebro se iluminaban durante el orgasmo, pero algunas se apagaban para permitirnos concentrarnos en el placer.

En lo específico aquellas asociadas con el miedo y la ansiedad, la memoria y la conciencia espacial.

7 - El Orgasmo es Menos Probable si no se Masturba

Es clave: la mayoría de las mujeres se sienten demasiado avergonzadas para dejarse llevar por una pareja.

Durante el sexo en solitario, nadie está mirando y se tiene el control total de lo que sucede. Al explorar tu propio cuerpo, te sientes relajado y curioso.

Entiendes que el clítoris se siente muy bien cuando se estimula, experimentas con las técnicas hasta que encuentras las que funcionan para ti, descubres la presión y la velocidad adecuadas.

Si nunca has hecho esto, nunca has intentado tener un orgasmo usando un vibrador o tus dedos o frotándote contra algo, probablemente no sepas qué te excita y qué no.

El Orgasmo

Esto significa que no puedes guiar a tu pareja sobre lo que funciona mejor para complacerte.

Casi todas las mujeres aprenden a tener un orgasmo a través de la masturbación. Hay muchas guías de “cómo masturbarse” en internet.

By Enrique Vásquez B.

Programmatore dal 1988, con la passione per la scrittura di articoli di ogni genere. Attualmente sviluppa per ZEVEN S.A. il Sistema di Fatturazione Elettronica. Ecuadoriano di nascita e italiano di residenza, scrive da Genova, città che ha imparato ad amare tanto quanto la sua natale Guayaquil. Padre di due figli che sono il suo orgoglio e marito di una donna eccezionale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.