Dom. Ago 7th, 2022

Historia del grupo extremista musulmán que se afianza en el panorama internacional desde la década de los noventa

No es de extrañar que los talibanes hayan vuelto a controlar Kabul y, por tanto, Afganistán.

A pesar de la expulsión formal por parte de Estados Unidos en 2001, nunca abandonaron el país, al contrario.

Hoy parecen más fuertes y organizados que antes. Tras el anuncio de Joe Biden del fin de la misión estadounidense, el movimiento recuperó vigor y en pocos meses llegó a Kabul.

Después de sobrevivir a dos décadas de guerra, los talibanes comenzaron a conquistar grandes extensiones de territorio, derrocando al gobierno afgano una vez más.

Actualmente, son más numerosos que nunca: 85 mil soldados al momento, según estimaciones recientes de la OTAN.

El avance hacia Kabul fue más rápido de esperado

En muchos casos, los talibanes pudieron tomar las principales ciudades sin luchar, ya que las fuerzas gubernamentales se rindieron para evitar víctimas civiles.

Retirados del poder en Afganistán por las fuerzas dirigidas por Estados Unidos en 2001, los talibanes nunca se rindieron y ahora, mientras Washington se prepara para completar su retirada el 11 de septiembre, después de dos décadas de guerra, los militantes han recuperado el control del país.

El grupo había iniciado conversaciones directas con Estados Unidos en 2018 y en febrero de 2020 las dos partes habían llegado a un acuerdo de paz en Doha que comprometía a Estados Unidos a retirarse y a los talibanes a evitar ataques a las fuerzas estadounidenses.

Durante el año siguiente, los talibanes continuaron atacando a las fuerzas de seguridad afganas y a los civiles y comenzaron un rápido avance en todo el país.

Los talibanes aparecieron a principios de la década de 1990 en el norte de Pakistán tras la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán.

El movimiento pastún se ha abierto camino predicando una forma intransigente del Islam sunita.

Desde el suroeste de Afganistán, extendieron su influencia a toda la zona.

En 1996, conquistaron la capital afgana, Kabul, y derrocaron al régimen del presidente Burhanuddin Rabbani, uno de los padres fundadores de los muyahidines que habían resistido la ocupación soviética.

Burhanuddin Rabbani, ex presidente y líder del partido Jamiat-e Islami.

En 1998, los talibanes controlaban casi el 90% de Afganistán.

Los afganos, cansados ​​de los excesos de los muyahidines y de las luchas internas tras el derrocamiento de los soviéticos, habían acogido en general a los talibanes. 

Su popularidad inicial se debió en gran parte a su éxito en la erradicación de la corrupción, frenar la anarquía y asegurar las carreteras y las zonas bajo su control. para que florezca el comercio.

Pero los talibanes también han introducido o defendido castigos en consonancia con su interpretación estricta de la ley sharia, como las ejecuciones públicas de asesinos y adúlteros condenados y la amputación de las manos a los culpables de robo.

Los hombres tenían que dejarse crecer la barba y las mujeres tenían que llevar burka.

Los talibanes también prohibieron la televisión, la música y el cine, y prohibieron a las niñas de 10 años o más ir a la escuela.

El 11 de Septiembre

Se llamó la atención mundial sobre los talibanes en Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center en Nueva York.

Se les ha acusado de dar refugio a los principales sospechosos: Osama Bin Laden y su movimiento al-Qaeda.

El 7 de octubre de 2001, una coalición militar liderada por Estados Unidos lanzó ataques en Afganistán y en la primera semana de diciembre el régimen talibán colapsó.

El entonces líder del grupo, Mullah Mohammad Omar, y otras figuras prominentes, incluido Bin Laden, escaparon de la captura.

A pesar del creciente número de tropas extranjeras, los talibanes recuperaron gradualmente y luego ampliaron su influencia en Afganistán, lo que hizo que grandes áreas del país fueran inseguras.

En 2015, el grupo dijo que tenía un nuevo líder, Mullah Mansour, que había sido adjunto del Mullah Omar.

Casi al mismo tiempo y por primera vez desde su expulsión en 2001, los talibanes tomaron el control de una capital provincial de importancia estratégica, Kunduz.

Mullah Mansour fue asesinado en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en mayo de 2016 y reemplazado por su adjunto Mawlawi Hibatullah Akhundzada, quien mantiene el control.

En el año siguiente al acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes de febrero de 2020, que fue la culminación de un largo período de conversaciones directas, los talibanes cambiaron de estrategia: de ataques complejos en ciudades y puestos militares a una ola de asesinatos dirigidos a aterrorizar a civiles afganos.

Los objetivos (periodistas, jueces, activistas por la paz, mujeres en posiciones de poder) parecían sugerir que los talibanes no habían cambiado su ideología extremista, solo sus tácticas.

A pesar de las graves preocupaciones de los funcionarios afganos sobre la vulnerabilidad del gobierno sin apoyo internacional, el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció en abril de 2021 que todas las fuerzas estadounidenses abandonarían el país antes del 11 de septiembre, dos décadas después de los ataques al World Trade Center.

By Enrique Vásquez B.

Programmatore dal 1988, con la passione per la scrittura di articoli di ogni genere. Attualmente sviluppa per ZEVEN S.A. il Sistema di Fatturazione Elettronica. Ecuadoriano di nascita e italiano di residenza, scrive da Genova, città che ha imparato ad amare tanto quanto la sua natale Guayaquil. Padre di due figli che sono il suo orgoglio e marito di una donna eccezionale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.